Espondiloartritis

El término espondiloartritis procede de las palabras griegas «spondylos» (vértebra), «arthron» (articulación) e «itis» (inflamación).

Son un grupo de enfermedades reumáticas inflamatorias que tienen unas características clínicas, radiológicas y genéticas comunes, presentando una superposición de signos y síntomas que se dan con diferente frecuencia en cada una de ellas, que suelen ser artritis (inflamación articular) con afectación de una o varias articulaciones , presentando con más frecuencia artritis del esqueleto axial (columna y articulaciones sacro-ilíacas), aunque no con poca frecuencia afectan a las articulaciones periféricas, sobre todo de los miembros inferiores. Con frecuencia se produce inflamación a nivel de la zona de inserción en el hueso de tendones, ligamentos o cápsula articular, lo que se denomina «entesopatía».

Existen datos que sugieren una tendencia a la agregación familiar aunque por el momento no hay argumentos definitivos, presentando en un alto porcentaje de afectados un marcador genético común, denominado antígeno de histocompatibilidad HLA B27, que también está presente en la población sana (aproximadamente en un 7%), lo que indica que no todos los portadores del gen de histocompatibilidad HLA-B27 vayan a desarrollar alguna de estas enfermedades (entre un 2 y un 5% de los portadores del gen).

Analíticamente se caracterizan porque el factor reumatoide es negativo (a diferencia de la artritis reumatoide, por eso se denominan «artritis seronegativas»). Asimismo, se ha reportado asociación de estas enfermedades con agentes microbianos.

Pueden ir acompañadas de otras manifestaciones clínicas extra-articulares que incluyen principalmente afectación ocular (uveítis), genito-urinarias (uretritis, inflamación del cuello uterino), del tracto gastrointestinal (inflamación intestinal), de la piel y de las mucosas. Con menor frecuencia presentan afectación cardiaca, pulmonar, neurológica y renal.

La prevalencia de estas enfermedades en la población viene a ser en torno al 4,7% de la población, lo que implica que aproximadamente la padecen unas 190.000 personas en España y unas 2.350 personas en nuestra provincia.

ESPONDILITIS ANQUILOSANTE

Reumática, inflamatoria, progresiva y dolorosa. Afecta principalmente a la columna vertebral.


ESPONDILOARTRITIS
AXIAL NO RADIOGRÁFICA

Puede presentar signos y síntomas similares a la EA, como dolor crónico y pérdida funcional.


ARTRITIS PSORIÁSICA

La artritis psoriásica es una enfermedad de las articulaciones que se presenta en aproximadamente un 10% de pacientes que padecen psoriasis en la piel

ESTADÍSTICAS SOBRE ENFERMEDADES REUMÁTICAS

• El 70% de los pacientes afirman que donde encuentran más problemas es en el área laboral debido al grado de desconocimiento de las patologías.
• Tres de cada diez pacientes con artritis o con espondilitis está de baja o jubilado a causa de estas enfermedades.
• Es responsable de unos 62 días de baja laboral al año.
• El 27% llega a una situación de invalidez permanente.
• El 20,3% cambia de profesión.
• Un 20,3% abandona toda actividad profesional.
• El 37% de los pacientes que trabajan han tenido problemas ocasionados por las bajas laborales , incidiendo en las promociones en su trabajo.
• 3 de cada 10 pacientes han necesitado algún tipo de adaptación técnica en su entorno para realizar su trabajo.
• Más del 50% de los pacientes cuentan con alguna incapacidad laboral.
• Aunque en España no hay datos, el coste en otros países europeos es de unos 2.100 euros por paciente al año, más otros 1.300 del propio paciente.
• El 14% tienen problemas en la vida diaria.
• El 37% precisan en ocasiones de la ayuda de otra persona y el 10 por ciento la mayoría de las veces o todo el tiempo.
• Más del 70 por ciento precisa medicación para dormir.
• 3 de cada 10 pacientes han tenido discusiones con su pareja acerca de la enfermedad.
• El 10% de los pacientes han sufrido una separación de su pareja ocasionada por enfermedad.
• En el 70% de los casos la enfermedad condiciona la programación de las actividades físicas cotidianas o de ocio.

DECÁLOGO DE REIVINDICACIONES DE LOS ENFERMOS AFECTADOS DE ESPONDILOARTROPATÍAS

1.- Toda persona con una enfermedad articular inflamatoria debe ser considerada sujeto en riesgo de desarrollar una espondiloartropatía, por lo que tiene derecho a obtener un diagnóstico precoz, así como un tratamiento adecuado, con independencia de la edad a la que aparezca la patología.
2.- Para el diagnóstico precoz, el médico de familia debe disponer de un reumatólogo de referencia con accesibilidad y coordinación suficientes.
3.- Es necesario aumentar el número de reumatólogos y mejorar su distribución en el estado español para garantizar la atención sanitaria a los afectados en condiciones óptimas y que exista disponibilidad de medios para llevar a cabo evaluaciones periódicas con la frecuencia adecuada.
4.- El enfermo de espondiloartropatía tiene derecho a una atención integral reumatológica, psicológica y fisioterapéutica, en la medida que su afección lo requiera. Dicha atención debería estar consensuada entre las sociedades científicas, las asociaciones de pacientes y las administraciones sanitarias.
5.- Los enfermos reumáticos tienen derecho a ser informados de forma veraz, clara y concisa, y en un lenguaje comprensible, de forma oral y escrita, sobre su enfermedad y su tratamiento. El afectado debe conocer su enfermedad e involucrarse de forma activa en su tratamiento.
6.- Es necesario crear una conciencia social sobre espondiloartropatías para que se conozcan las limitaciones que producen, y obtener más comprensión y apoyo respecto a las discapacidades que provocan.
7.- Las asociaciones de afectados con espodiloartropatías son fundamentales en el tratamiento de las esferas psicológica y social, por lo que deben ser potenciadas y respaldadas por parte de los profesionales de la salud y las administraciones.
8.- Las administraciones deben contemplar las espondiloartropatías de la misma forma que las patologías crónicas.
9.- Es necesario promover la investigación para conseguir nuevos tratamientos que frenen la evolución de las espondiloartropatías.
10.- La mejora de la calidad de vida del paciente con espondiloartropatía debe ser el objetivo prioritario de todos los agentes que participan en su asistencia.

VIVIR CON …

Estas recomendaciones son un extracto de las guías Puntos de Encuentro que serán repartidas durante el Día Nacional de la Espondilitis. La información que se facilita cuenta con el aval de la Sociedad Española de Reumatología, que ha catalogado las guías como “de interés científico”. Además pueden descargarse en la web www.puntosdeencuentro.es, una página con información específica sobre la espondilitis anquilosante:
Vigila tu peso y sigue una dieta saludable:
Es importante comer una dieta equilibrada y sana. Evita el sobrepeso porque supone una carga para las articulaciones.
Algunas personas con espondilitis anquilosante padecen también de manera asociada una inflamación del intestino que se manifiesta por una diarrea importante. Si ese es tu caso, pregunta a tu médico para minimizarla.
-Haz ejercicio con regularidad:
Determinados ejercicios ayudan a mantener tu flexibilidad y a mejorar tu postura. Estos están altamente recomendados a los pacientes con espondilitis anquilosante.
– Cuida dónde y cómo te sientas:
Escoge sillas de asiento duro y con respaldos que sujeten la espalda. Mantén una buena postura mientras estás sentado y no prolongues los períodos en que estás sentado sin moverte; levántate de vez en cuando.
– Utiliza un colchón firme para dormir:
Asegúrate de que tu colchón no es ni demasiado duro ni demasiado blando, sino que tiene la firmeza suficiente para sostener tu espalda de manera adecuada. Si el colchón es demasiado blando, puedes colocar una tabla entre el somier y el colchón para que duermas sobre una superficie más firme.
– Deja de fumar:
La espondilitis anquilosante puede causar una disminución de la capacidad pulmonar que, a su vez, puede derivar en que te sientas a menudo falto de aliento. Fumar puede hacer la situación aún más complicada y aumenta las posibilidades de sufrir infecciones respiratorias y pulmonares.
– Mantén una actitud positiva:
Una actitud positiva incluso ante las adversidades te ayuda a tener mejores habilidades físicas y mentales.